play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
chevron_left
play_arrow

Podcast

Ep218: Porque somos del Atleti

Jorge 14 octubre, 2013 18 5


Antecedentes
share close

Atleti Te AmoEn estos parones ligueros solemos hacer programas especiales para tocar temas de los que no hablamos durante la temporada, pero hoy hemos decidido hacer algo aún más especial.
Hoy los colaboradores de Atleeeti nos cuentan sus experiencias personales en el Atleti, desde su primer partido hasta su mejor recuerdo del Atleti.
Álvaro, Jorge, Mohit, Fernando y Mariano nos recuerdan los que significa ser rojiblanco.

Puntúalo
Avatar
Autor

Jorge

Atlético en las Antípodas, creador de Atleeeti! Podcast Rojiblanco. Optimista consumado (pese a Giles y Cerezos)

list Archivo

Episodio anterior

Comentarios

Este puesto tiene actualmente 5 comentarios.
  1. Marco Sanchez en 14 octubre, 2013

    Muy buen programa!!

    Mi situacion es un poco parecida a la de Mohit. Yo tarde 16 años en conocer al Aleti y amarlo a muerte. Soy de Argentina, y hasta justamente los 16 era solamente simpatizante de Boca Juniors. El hecho de que no sea tan fanatico de Boca como si lo soy del Atletico se debe a varios aspectos: vivo lejos de la capital y no tenia a nadie para que me lleve al estadio para ver los partidos. Tambien si queria verlos por TV habia que pagar, primero el cable satelital, y segundo el paquete televisivo para ver o a Boca, o a River (por suerte eso ya no sucede).

    En el 2006 mi familia adquirio solamente el cable satelital, y coincidio con la primera transmicion en vivo de toda la liga española por parte de Directv. Yo, ansioso de futbol, al principio miraba los partidos mas importantes (Barsa y Madrid) pero solo para verlos perder (la rivalidad con Brasil la tengo muy dentro, ahora no tanto, pero simplemente solo por ver que jugaba Ronaldinho en Barcelona ya me bastaba para que perdiera. Lo mismo con Ronaldo y Roberto Carlos en el Madrid).

    Al Atletico no lo seguia al principio, solo sabia que estaba un Kun Aguero que apenas jugaba. Y el partido donde empezo un quiebre fue, como no podia ser de otra manera, en un derby frente al Trampa$. A partir de ese partido empezo una pasion que se afianzo completamente en el posterior derby, el del inolvidable primer gol de Fernando Torres.

    He recibido algunas burlas, sobre todo en el colegio, no por ser del Aleti sino por ser de un equipo europeo. Yo mismo lo criticaba esa globalizacion que hace que, por ejemplo, en latinoamerica, sobre todo en paises como Venezuela, Ecuador, Peru, etc, haya gente que sea del Barsa o del Madrid. Pero luego comprendi que mi caso no es igual al de ellos. Esa gente tiene una «simpatia interesada» por esos equipos que peleaban todo, ahora aun mas con los Messi, Ronaldo, etc. Yo tuve una conexion con un equipo que esa temporada quedo 7mo en liga y habia tenido partidos fatales como el 0 – 6 frente al Barcelona.

    Y en eso justamente coincido con Mohit: del Atletico de Madrid se NACE. A pesar de no tener ningun parentesco español directo. A pesar de no ser de la ciudad de Madrid. A pesar de no haber pisado nunca el Calderon. A pesar de que no habia visto nunca al equipo en directo (este año se me cumplio ese sueño). A pesar de todo eso, estaba destinado a que acabaria amando estos colores rojiblancos. Tarde 16 años en descubrirlo, pero la espera valio la pena mas grande del mundo. Y lo mejor todavia esta por venir.

    Un saludo bien grande a todos ustedes, los escucho siempre.

    Aupa Aleti.

  2. indioenbilbao en 17 octubre, 2013

    mi caso? buffff llega la hora de la pelicula de terror, yo desde pequeño mamé en mi casa, colegio o amigos todos del madrid y alguno pero la minoria del fcBarcelona.
    entonces yo harto de ser un borrego y q n me aportaba nada, pues empecé a ver partidos de segunda y ole, ole y ole ese atleti, ese atleti que lo veias y t comias las uñas por que llegábamos a los minutos finales con la sensación de q ganábamos de sobra y luego en una par de jugadas te ponian los huevos de corbata.
    pero también empèzo yu fue en un principio por ir con el débil,lo facil era ser del madrid d las 7 copas de Europa o del fcbarcelona, pero no. a mi no me gusta la vida facil. me gusta el riesgo, la emoción, la incertidumbre….
    FOrza Atleti hasta morir.

  3. Jorge en 17 octubre, 2013

    Genial vuestras historias, la de Indio la conozco por experiencia propia y tiene merito lo tuyo, pero me ha sorprendido mucho la de Marco, porque entiendo lo que es seguir al Atleti desde fuera de España (muy, muy dificil), pero tiene que ser aun mucho mas cuando es algo que te sale de dentro sin haber vivido el Atelti en persona en España.
    Mucho merito los dos!!!

  4. Jose María Mercado en 24 octubre, 2013

    Acabo de terminar de escuchar el podcast (si, voy con retraso) y me ha parecido de lo más interesante además de entrañable.
    Me ha sorprendido muchísimo el paralelismo que existe entre la historia de Jorge y la mía propia, que os cuento a continuación.

    Desde pequeño me interesó más el baloncesto que el fútbol. Seguí y practiqué el baloncesto desde los once a los veinte años más o menos, donde mi mundo deportivo se ceñía entonces a la NBA y a los Bulls de Michael Jordan. Amé ese deporte por encima de cualquier otro. Recuerdo las noches en vela viendo las series finales en La 2 con Ramón Trecet y después en Canal Plus con el gran Andrés Montes, además de acudir puntualmente al kiosko a comprar el SuperBasket.

    Mi relación con el fútbol se ceñía a ver los mundiales o eurocopas donde España nunca hacía gran cosa.
    Sin embargo, un tío mío era un gran aficionado del Atlético de Madrid y tanto mi madre como mi abuela simpatizaban con el equipo rojiblanco (a pesar de ser ambas originarias de tierras asturianas). Recuerdo que cuando venían mis tíos de visita, solía coger el As que traía mi tío y echaba un vistazo a las páginas que dedicaban (entonces bastantes más) al Atlético de Madrid.

    No sabía por qué, pero desde el principio me gustó ese equipo. Sabía que había algo especial escondido entre esas franjas rojiblancas. No así el otro equipo de la capital, que ya por entonces me daban la impresión de ser demasiado “superstars”, demasiado artificial.
    Siempre me declaré rojiblanco, y los demás me miraban raro. ¿Del Atleti? Pues si, ¿qué pasa?.

    La primera vez en mi vida que acudí a un campo de fútbol, para mi desgracia fue a la Cuadra. Un compañero de instituto me invitó a ir con él a ver un derby.
    Recuerdo estar en los alrededores del campo en una zona donde estaban los ultras que se dedicaron a quemar camisetas del Atlético y a cantar insultos de toda clase dedicados a nosotros. Me hicieron sentir un profundo odio y, de alguna forma, me ratificaron en mi sentimiento rojiblanco.

    Aquél partido lo perdimos 1-0 con un gol de Morales (manda huevos). Recuerdo que el gallinero (zona del campo donde estábamos) saltó de alegría con el gol y yo me quedé sentado con la cara entre las manos, deseando estar con el grupo de atléticos que estaban encerrados en una parte del campo. Sentí una enorme impotencia.

    Allá por 1995, empecé a ir al Calderón con asiduidad ya que el padre de la que entonces era mi chica, era abonado del Atlético y tenía tres carnets para acceder al estadio.
    Mi primer partido fue un Atlético-Oviedo que ganamos y en el que recuerdo un golazo de Vizcaíno desde fuera del área.

    Ese año llegaría el “doblete” y lo viví intensamente tanto en el campo como en casa de mi “suegro” viendo los partidos por la televisión. Fui a Neptuno y a la ostentosa cabalgata que organizó Gil por todo Madrid. No podía creer que hubiese tantísimos seguidores rojiblancos en Madrid, ¿de dónde habían salido?

    Luego viví la Champions League, UEFA, el descenso, los años en segunda, la vuelta a la élite, los años oscuros del Atlético y la llegada de Simeone. Un montón de experiencias que forjaron mi actual amor a estos colores.

    Gracias a intenet y a sitios como Señales de Humo e Infierno Rojiblanco, conocí y fui consciente del daño que hicieron Gil y Cerezo a este club. La apropiación indebida, el desvío de miles de millones para sus bolsillos, el desmantelamiento del club, las campañas para anestesiar a la afición, etc…nunca podré agradecer lo suficiente lo que aprendí de tantos y tantos seguidores rojiblancos de los de verdad, de los que aman y sienten este club.

    Ahora soy uno más. Uno más y mejor, porque este club, de alguna manera, te enseña a ser mejor persona. Te inculca unos valores que jamás tendrán ni entenderán los demás y crea una conexión entre sus aficionados.

    Soy de la opinión de que las campañas publicitarias que se han hecho en este club han sido devastadoras para la imagen del Atlético de Madrid, vendiéndolo como un equipo para perdedores o expatriados, para gente sin cabida en otro sitio. Una enorme falacia, que algunos se han llegado a creer. La historia de este club está a la altura de los mejores, y hay que recuperarla.

    Sin embargo, hay un anuncio que se llamaba “Esa extraña conexión” que me pareció magnífica. Retrata muy bien lo que yo mismo siento cuando veo a alguien con una camiseta del Atleti o me cruzo con un coche que lleva una pegatina o banderín rojiblanco. Se me dibuja una sonrisa en la boca y pienso “ahí va uno de los míos”.
    Supongo que a vosotros os pasa lo mismo. Y es algo maravilloso.

    Así que supongo que somos del Atleti porque estábamos predestinados a serlo. Y debemos dar las gracias cada día por ello.

    Un saludo,

    Esa extraña conexión

  5. Marta en 5 noviembre, 2013

    Yo no he tenido más remedio que ser del Atleti porque toda mi familia lo es.
    Cuando tenía 5 o 6 añitos iba con mi padre, con el carnet de mi madre (que se quedaba haciendo paella) los domingos a las 12. Así que yo era muy del Atlético Madrileño que es a los que yo iba a ver.
    Seguí creciendo y me hice más del Atleti. Cuando tenía 14 añitos pude ser socia infantil e ir a ver a los mayores jugar, pero eso duró poco porque no había mucho dinero en casa.
    Mi peor recuerdo, sin duda, y no se me ha olvidado aun amis 41 años, es cuando el 26 de marzo de 1987, que hacía dos días que había muerto Don Vicente Calderón, el Madrid nos metió 4-1 en liga. Lloré, mucho, seguro más por la muerte de nuestro Presidente que por ese partido, pero lo pasé muy mal.
    El año que bajamos, lo tenía asumido y ese domingo ni me dí cuenta de lo que significaba. Bueno, otra experiencia, pensé, al fin y al cabo nos queda la final de Copa. Fue en Valencia, con el Español. Ni siquiera imaginaba que pudiéramos perder, éramos mucho mejores a pesar de todo. pero perdimos y ahí me quedé yo, en la grada, porque fui hasta Valencia, llorando desconsoladamente, a mis 28 añazos. En ese momento me topé de bruces con nuestra mísera realidad…
    sin duda han sido mis peores momentos.
    Cuando volvimos a Primera y yo, que por aquel entonces no vivía en Madrid, pude organizarme, me aboné, y desde allí hasta hoy no he dejado de ir al campo cada fin de semana (salvo algún día aislado). Me he tragado muchos muchos truños, muchas desilusiones, pero al final parece que estamos recogiendo las recompensas a tantos años malos. Inlcuso, quién me iba a decir a mí que creía que me moriría sin volverles a ver ganar al Madrid, que lo iba a ver y dos veces seguidas, y con un título de por medio…
    Mi mejor recuerdo, no sé, quizás el año del doblete, claro, cuando ganamos la Liga al Albacete. Yo no era entonces abonada, pero mi padre me compró la entrada y fuimos los dos. No pudimos sentarnos juntos, pero nos veíamos cada vez que había un gol o alguna emoción fuerte. También cuando ganamos al Fulham, por volver a ganar algo tras tantos años, y por supuesto la Copa que le ganamos este pasado mes de mayo al Madrid.
    Bueno, ésto es lo que os quería contar.
    Un abrazo!!!!!

Dejar una respuesta a Martacancel Cancelar

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


¡Estamos en directo!
Ahora mismo estamos desconectados